¿Cómo se vive en un hospital día a día?

Imagino que todos o casi todos hemos permanecidos ingresados alguna vez o hemos estado en el hospital con algún familiar pero normalmente estancias no muy largas… ¿ cómo sería la vida  allí durante meses y meses?, Si, digo vida porque se vive allí, se pueden tener estancias más cortas y otras de 3 semanas ( por ejemplo) o más, y a los pocos días volver una y otra vez…un tratamiento que vaya bien aproximadamente es de un año en el hospital con mas días en él que en casa…¿¿cómo lo imagináis?? Quizás penséis: “que triste”... realmente impresiona entrar en  el pasillo de oncología de un hospital, la primera sensación es extraña pero a medida que pasan los minutos te das cuenta del “ amor “que se respira, se disfruta cada momento como si fuera único, porque realmente lo es, se crea un vínculo entre las familias tan intenso, allí la gente no se saluda con dos besos “nooo” se dan  abrazos, pero de los de verdad, miradas que lo dicen todo, no hace falta hablar mucho para entenderse, los niños juegan adaptándose  a sus posibilidades, unos usan la bomba a modo patinete, otros juegan a la consola que les lleva a otra dimensión, otros jugando en la cama se echan  a un lado para vomitar y después continúan su juego como si no hubiera pasado nada, los no tan pequeños le echan los trastos a las enfermeras, otros están aislados pero a través del cristal llaman tu atención… la vida allí  es normal.

Aunque los niños, estén malitos o no, son eso: niños y la situación se llega a normalizar...eso nos lo enseñan los peques a los padres, viven el momento, a pesar de que son plenamente conscientes de su enfermedad, te preguntan ¿qué tal están hoy mis defensas?, o ¿hoy voy a necesitar otro chuletón ¿( así llaman a las trasfusiones de sangre),los padres protegen a los niños para que no se enteren y a su vez los niños protegen a sus padres. 
Aprenden un vocabulario que no deberían aprender tan pronto, saben el nombre de las medicinas, de los aparatos y maduran mucho antes... Pero a pesar de todo, allí de algún modo se es feliz, se  disfruta cada momento, valores cada risa, el estar en casa, en el sofá.

Y cuando acaba todo y de nuevo te tienes que incorporar a la vida normal…parece que la vida normal ha dejado de ser tan normal.

Lo que esta claro es que : "No todos los super heroes llevan capa", Tienen el don de poder soportar pecualiaridades de cada caso y tener el valor de seguir sonriendo.

 

 

Fundación LaSonrisaDeAlex CIF: G-71198675 con domicilio fiscal en calle Cortes de Navarra, nº7 6ºI, Pamplona - Navarra